Blogia
TRAMAS PEDAGÓGICAS

SIN BUENAS LECTURAS, NO HAY ESCUELA POSIBLE.

 En este texto que Ángela Pradelli escribió en el diario Clarín leeremos sobre el futuro que les espera a quienes no adquieren las destrezas para entender y gozar de los mejores textos.

...Para decirlo sin vueltas, la pedagogía del interés es una pedagogía mentirosa. La lectura es un proceso que implica tiempo, que exige por parte del lector compromisos y actitudes activas y reflexivas. Todo esto parece contraponerse al ritmo vertiginoso y a la cultura del videoclip que establece vínculos comunicacionales a través de imágenes fragmentadas que rayan casi siempre en una comunicación crispada.

Habrá que volver a escuchar a Francis Bacon cuando afirmaba que "la lectura produce personas completas; la conversación, personas dispuestas, y la escritura, personas precisas"... 

...Para muchos, sin medios económicos y con un marco social y cultural empobrecido, la escuela es el único lugar para formarse. Pienso muchas veces en mi alumno, en todos los alumnos a los que la escuela no está dando la imprescindible formación de lectores. ¿Cuál es el destino que les espera? Porque de verdad que es mucho más fácil comprender el mundo, a los otros y a nosotros mismos después de haber leído El Quijote, o a Shakespeare. Pienso también en la vida fuera de la escuela. ¿Cómo va a hacer este chico, que ha pasado tantos años en la escuela sin leer, para elaborar sus ideas, expresarlas con claridad y confiar en la expresión para trasmitir los sentimientos propios? Pienso en él cada vez que leo estas palabras de Harold Bloom: "Si uno es afortunado, se encontrará con un profesor que lo ayude; pero al cabo está solo y debe seguir adelante sin más mediaciones".

Para leer completo este arículo que salió publicado en el diario Clarín entrá a la siguiente dirección:

http://www.clarin.com/diario/2005/03/10/opinion/o-02701.htm

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres